Recorrido Barrio Bellavista – Cultura Mapocho

Cultura Mapocho

Cultura Mapocho es una ONG que promueve espacios de reflexión y educación en torno al patrimonio y la ciudad, fomentando su puesta en valor a través de acciones y proyectos, propuestos principalmente en conjunto con la sociedad civil. Las rutas acá publicadas forman parte del programa Recorridos por Santiago Cultura Mapocho, que se realiza mensualmente desde el año 2007, de manera gratuita

Detalle del Recorrido

Durante la colonia, el sector que actualmente conocemos como Barrio Bellavista es denominado La Chimba o La “Otra Orilla”, en Quechua, debido a que el rió Mapocho se establecía como frontera natural entre la ciudad y lo arrabales. Tanto el Mapocho como el Cerro San Cristobal hicieron de la geografía un factor fundamental para el desarrollo urbano del sector.

Los primeros habitantes del barrio fueron indígenas y mestizos, los que se encontraban lo suficientemente cerca, pero al mismo tiempo alejados de la ciudad española. Esta misma característica fue la que llevó a la aristocracia del siglo XIX a instalar sus viviendas en pequeños fundos entre los que actualmente son las calles Loreto y Santa Filomena. Recién a fines de siglo y con la canalización del rio Mapocho el barrio comienza su desarrollo propiamente urbano y su integración a lo que fue la ciudad colonial, la población Leon XIII, un de los primeros conjuntos habitacionales de vivienda social  de la ciudad, fue expresión de ello.

el caracter bohemio de barrio bellavista -por el que aún se lo reconoce- se lo dan artistas e intelectuales que ya en el siglo XX buscan sectores de bajo costo, cercanos al centro y con espacio suficiente para instalar sus casas y talleres. Pablo Nerudo construyó en la ladera del Cerro San Cristobal su casa conocida como La Chascona, y el pintor Camilo Mori tuvo su casa-taller frente a la plaza que hoy lleva su nombre. Tras ellos, se instalaron salas de teatro, restaurantes y espacios de socialización, que fueron otorgando un sello especial al barrio.

Sin embargo, con el correr de los años la vida bohemia que caracterizaba a Bellavista fue evolucionando a una especialización comercial ligada a la vida nocturna y al consumo de alcohol. Hoy junto a talleres y antiguos restaurantes como el Venecia, y el Galindo, conviven decenas de bares y discotecas cuyas externalidades negativas, tanto ambientales como arquitectónicas, no logran convivir de buena manera con el uso habitacional de barrio.

Desde el año 2007 se ha intentado proteger el sector, a través de una declaratoria como Zona Típica, ello con el objetivo de impulsar a través de la protección patrimonial su articulación y revitalización. Sin embargo, la convivencia entre municipios, residentes, locatarios y usuarios aún no ha logrado dar con el camino necesario para la proyección a largo plazo de un barrio con múltiples personalidades.