Palacio arzobispal de Santiago

El Palacio arzobispal de Santiago es la sede administrativa de la Arquidiócesis de Santiago de Chile. Se sitúa en el lado poniente de la Plaza de Armas, al costado sur de la Parroquia El Sagrario y la Catedral Metropolitana, en el centro histórico de la ciudad.

Su construcción comenzó en el año 1851, cuando el gobierno le encargó el proyecto al arquitecto Claudio Brunet de Baines. En 1855 falleció Brunet de Baines y la construcción fue paralizada hasta el año 1869, cuando se reanudaron las obras con el arquitecto francés Lucien Hénault. En 1870 se terminó la obra y en la década de 1930 se instaló un ascensor.[1]

En 1975 el Palacio arzobispal fue declarado Monumento Histórico por el Ministerio de Educación.[1]