Las personas que están en el centro del trabajo de Urbanismo Social

En las 6 regiones donde estamos presentes como fundación, tenemos equipos de jóvenes con muchas ganas, ideas y compromiso, para hacer de las ciudades lugares más justos y amenos para la vida en comunidad. Durante dos días, el equipo completo se reunió para intercambiar experiencias, aprendizajes y planificar lo que se viene.

Cada semestre de trabajo en la Fundación Urbanismo Social es una avalancha de talleres, encuentros, diagnósticos y actividades, donde los y las integrantes del equipo – profesionales de ciencias sociales, arquitectura, comunicaciones, y más – se insertan a conocer territorios diversos y complejos, y ayudar a las comunidades a transformar sus barrios y la ciudad en un lugar mejor para vivir. 

Pero en nuestros 11 años de trabajo hemos acumulado valiosos aprendizajes, sobre cómo involucrar a las personas en el desarrollo urbano, y cómo generar vínculos duraderos de confianza entre actores diversos/as en un territorio. Hemos abordado proyectos cada vez más desafiantes, desde viviendas sociales y parques urbanos hasta la ejecución de planes maestro o de fortalecimiento municipal.

Por esto es necesario, a pesar del ritmo de trabajo, establecer una pausa obligada para mirar hacia adentro de la organización, con autocrítica y también orgullo, extrayendo de la experiencia aprendizajes que se puedan aplicar en futuras intervenciones. Durante dos días, el equipo completo de Urbanismo Social – más de 40 personas- se reunió para analizar el trabajo realizado durante el primer semestre. 

Equipo Urbanismo Social sentado en circulo y debatiendo.

En la jornada, coordinadores/as y gestores/as de los proyectos, que son quienes trabajan cada día en terreno con las comunidades, presentaron sus proyectos al resto de la fundación, destacando desafíos y aprendizajes que encontraron en el camino. Las presentaciones fueron diversas, desde videos animados hasta show de títeres y rap, que dejaron en evidencia la creatividad del equipo, cuya alegría, dinamismo y amabilidad representan el sello de la fundación.

Urbanismo Social está en proceso de convertirse en una “corporación con alma de cooperativa”, tomando la figura legal de la corporación y agregando aspectos de funcionamiento de las cooperativas, con el fin de democratizar la toma de decisiones e involucrar a personas de diversos cargos en un proyecto común, abierto al aporte de quienes estén comprometidos/as. De esta manera, tanto directores/as como coordinadores/as y gestores/as pueden aportar sus ideas, visión y aspiraciones a potenciar y mejorar el trabajo que hacemos como fundación para desarrollar ciudades donde estemos felices de vivir.

Foto grupal de Urbanismo Social con las manos arriba y felices

Vía: Urbanismo Social / Las personas que están en el centro del trabajo de Urbanismo Social