La inclusión en la LIJ

La educación inclusiva está diseñada para responder a las necesidades de todos los niños y niñas en su desarrollo integral, abarcando un contexto social, educacional y cultural. Fernanda Carrasco y Tabita Pérez, mediadoras de lectura de Biblioteca Viva Los Ángeles, nos muestran a continuación obras de literatura infantil que se aventuran a presentar diferentes enfoques de este tema.

banner-noviembre-2017_resena-inclusion

En la actualidad, la literatura infantil promueve libros que invitan a los lectores a conocer distintas realidades, y la inclusión no queda fuera de sus temas. Uno de los libros que aborda su importancia es la novela gráfica María y yo, escrita por Miguel Gallardo (Editorial Astiberri, 2012), quien a través de las ilustraciones nos transmite su experiencia de padre de una hija autista, mostrándonos el sistema de pictograma que utiliza para comunicarse con ella. En esta obra tan interesante y emotiva, el autor comparte los dibujos que realiza a diario para María, de manera que los lectores puedan transformarse en ella y comprender su mundo a través de este sistema de comunicación que la hace tan feliz, puesto que le ayuda a sentirse tranquila y segura en su entorno.

Esta aventura, además retrata las situaciones del día a día y las sensaciones de miedo que a veces genera la exposición al mundo de una hija autista, la impotencia del muro invisible que la rodea cuando externos la ven por primera vez, la falta de empatía, pero (más importante aún) de la fortaleza que se necesita para seguir adelante, porque como dice el autor este no es un desafío para pusilánimes. Por otro lado, la recompensa se presenta en los momentos más ínfimos, por ejemplo, al mantener un diálogo corto con ella, pues los patrones que miden la satisfacción que se siente son diferentes a los de cualquier padre.

befunky-collage

Así mismo, la autora Amanda Doering, nos relata la dicha y el reto de tener un amigo con discapacidad en la serie de libros álbum con temáticas inclusivas de la editorial Latinbooks. Un ejemplo de esto es Mi amigo tiene autismo (2011), donde los lectores descubren la importancia de tener un compañero de vida con pocas habilidades sociales y emocionales, pero con una inmensa capacidad de aprender y memorizar ciertos temas como nadie, que pueden ser una muy buena compañía para cualquier persona que esté dispuesta a conocerlo y que cuando lo descubres te das cuenta que tu vida tiene un sentido gracias a él.  

Por otro lado, en los relatos de Mi amiga tiene dislexia y Mi amigo tiene TDAH, de esta misma colección, se abordan las principales situaciones a las que se exponen estudiantes con estas dificultades de aprendizaje y el costo emocional que se puede reflejar en una baja autoestima. En general, estos libros muestran cómo el apoyo que puede brindar un amigo es fundamental en el desarrollo infantil y juvenil, ya que subraya los aspectos positivos y las capacidades que tienen para enfrentar otras situaciones que los hace sentir más seguros de sí mismos como, por ejemplo, ayudar a otras personas.

Por esta razón, la invitación de estos y otros autores es la de promover una mirada inclusiva necesaria hacia nuestro entorno, de mirarnos como todos iguales a pesar de ser todos ejemplares únicos. Es, finalmente, una invitación abierta a reflexionar sobre nosotros mismos, sobre la forma de relacionarnos y qué hacemos de forma cotidiana para contribuir a la reparación de una sociedad tan dañada por el individualismo y falta de comprensión frente al otro.

sin-titulo

Vía: Biblioteca Viva / La inclusión en la LIJ