Escrito en el agua

De la autora del éxito de ventas La chica del tren, este año llegó a estanterías Escrito en el agua, novela de misterio y drama situada en un pueblo, con una narración que cautiva lentamente, entre suspenso, muertes, policías y un inesperado final. Camilo Bravo, mediador de lectura de Biblioteca Viva Trébol nos cuenta más sobre esta segunda novela de la escritora inglesa Paula Hawkins.

banner-octubre-2017_resena

A pesar que mis lecturas no tienden a novelas como Escrito en el agua, de Paula Hawkins, quise darme el tiempo de leer algo diferente a lo acostumbrado. Tenía la referencia de la Chica del tren, novela de la misma autora que el año pasado estuvo entre las más leídas, y en poco tiempo llegó al cine con la misma popularidad del libro. La película en realidad, me gustó bastante; de ahí la osadía.

Hawkins construye su narrativa desde los personajes quienes a partir de sus experiencias y sentimientos van relatando la historia, generando vaivenes mientras pululan en el pueblo. Aparece de pronto una confusión de la idiosincrasia de Beckford en donde, al parecer, no acontece mucho más que el día a día. A este pequeño pueblo llega una policía a investigar los últimos sucesos que serán los catalizadores de la narración. Además, luego de muchos años vuelve la hermana de una de las protagonistas de la novela. A pesar de que esta mujer está muerta, su legado dejó muchas dudas en su familia y en el pueblo.

Al comienzo la novela es lenta y describe algunos personajes. Desde la voz interna de los protagonistas y personajes secundarios, se configura el mundo en el que nos envolverá en poco más de quinientas páginas. Muy al estilo de su novela anterior, entre suspenso, muertes, policías, vuelcos finales y constantes flashback, Escrito en el agua es una novela que cautiva lentamente, genera asombro entre los sucesos y permite ir vagando con los personajes para buscar culpables, cual novela negra.

libro-1494337919

Si bien no es la novela que derrumbará la literatura y permitirá nuevos cánones estéticos, sí es una entretenida compañera. Más cercana a la literatura juvenil por su prosa de ágil lectura, Hawkins nos instala el enigma del suicidio como un problema propio del pueblo de Beckford. Desde siglos atrás “el pozo de las ahogadas” es un tabú del que todos quieren hablar, pero sin que el foráneo se entere. El río, el pozón, el mar son los observadores anónimos, testigos y cómplices que pueden revelar la verdad de este asunto.

Todo inicia cuando la adolescente Lena Abbott (hija de Nel Abbott) pierde a su madre por caer en el famoso pozo de las ahogadas. Lena vivía con ella, una mujer que tenía un amorío con el policía local. Nel, en su juventud fue de las chicas más populares del pueblo, siendo muy conocida por los habitantes, aunque no muy querida. Además, antes de su muerte, investigaba para escribir sobre la historia “real” del pozo de las ahogadas, una obsesión que solo acrecentaba su repudio popular, ya que las familias herederas de los suicidios nunca esclarecieron los hechos, preferían el silencio. No mucho antes de morir, el pozo había recibido otra víctima, la mejor amiga de Lena, cuya muerte sólo acentuó los conflictos de la familia Abbott en Beckford.

Para que la protagonista no quedase huérfana, llega su tía. Las relaciones son tensas, la policía comienza a investigar y los tabúes deben ir rompiéndose. Los culpables asoman, todos quieren absolverse, nadie quiere hablar, mudos, como el río. Lo que parecía un suicidio de la madre comienza a deformarse, al parecer sería un crimen. La constante historia de suicidios en el pozo, queda en jaque y el libro de Nel, incompleto. Luego de esto nadie está tranquilo, el pueblo entra en crisis y la encargada de resolver los crímenes debería ser el agua, tal como está escrito.

Vía: Biblioteca Viva / Escrito en el agua